No pierdas el norte y mira todo lo que no sabías sobre las VELETAS

La veleta es un bello objeto cargado de utilidad, simpatía y recuerdo. Las veletas son objetos milenarios que, desde lo alto de los tejados, nos indican amablemente la dirección del viento y de los 4 puntos cardinales. La veleta nos da la referencia para orientarnos en este mundo complejo ante los vientos y la geografía. Dispone de una parte giratoria que responde a la dirección del viento dominante. Por ello, la veleta es cambiante según el viento. La parte que nos indica los 4 puntos cardinales es, por el contrario, fija y firme y tiene forma de cruz horizontal. La veleta tiene, por tanto, también su componente estable y permanente, que contrasta con la cambiante y voluble y nos evoca poéticamente lo que en la vida cambia y en ella pervive.

veleta-aguila

Toma nota

Acertarás colocando una flamante y expresiva veleta en tu tejado. Le darás un realce elegante y gracioso que enriquecerá indudablemente tu casa. Arthifor te proporciona abundancia de veletas para el tejado en hierro forjado . Escoge veletas con forma atractiva y original también para el jardín o veletas personalizadas en corte láser con el diseño que facilites. Podrás manifestar en ella, si quieres, tu identidad familiar o profesión.

La veleta es un elemento airoso y destacado. Debe colocarse, para su impecable funcionamiento, en un punto despejado del tejado, abierto a los vientos y sin interferencias cercanas de árboles o edificios. Ella sola ante las circunstancias.

veletas-de-tejado

Tiene la veleta una historia ilustre que te conviene conocer. Muchos países y rincones nos obsequian con sus veletas de diversas épocas. Debes saber que, en la Antigua Grecia y Roma, ya existían las veletas. Aludían a dioses sonoros y diversos: Boreas, Hermes o Mercurio. Y se colocaban en residencias ilustres. Constituían probablemente unos de los primeros utensilios meteorológicos que se idearon.

También aparecieron en las naves vikingas e iglesias escandinavas. En el siglo IX, el Papa Nicolás I dispuso que se colocaran gallos en las veletas de las iglesias, recordando la profecía de Jesús a San Pedro. Por esta razón, el gallo se ha prodigado altivo en tantas veletas desde entonces. Muy variadas formas han adquirido las veletas en metal decorado: el distintivo del señor propietario o un motivo patriótico, deportivo o también cómico.

giraldilloveleta
Veleta de la Giralda de Sevilla, llamada Giraldillo

Han existido veletas célebres. Recuerda, por ejemplo, la veleta de la Torre de Sevilla, la Giralda, llamada Giraldillo, por su giro y que finalmente dio nombre a la bellísima torre. O la veleta Tío Pepe en Jerez de la Frontera, récord Guinness a la veleta en funcionamiento más grande del mundo.

Tu veleta te familiarizará con el curso de los vientos desde tu vivienda y te proporcionará insinuaciones atmosféricas que puedes aprovechar como un buen meteorólogo. Además, darás ese toque decorativo acertado y distintivo a tu residencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*